Tuvimos la peor caída económica en la historia para un segundo trimestre, -18.92 por ciento. Se juntaron la desaceleración con el cierre económico por la crisis sanitaria.

Julio Santaella, presidente del Inegi, lo ponía en perspectiva con otras crisis:  en el segundo trimestre del 95 caímos -8.6 por ciento. En el segundo trimestre del 2009 bajamos -7.7 por ciento. Esta vez nos derrumbamos en un -18.92 por ciento.

*

HEATH: NO SIGNIFICA QUE YA TERMINÓ LA CRISIS

Cuando el presidente López Obrador dijo en la mañanera, “ya tocamos fondo”, le faltó añadir, “viene lo peor”.

O, como bien lo apuntó Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, vía Twitter: “Las cifras del PIB (del segundo trimestre) confirman que tocamos fondo en mayo y que empieza la recuperación. Sin embargo, apunta hacia una recuperación difícil y prolongada, que no significa que ya terminó la crisis”.  Agárrese.

Quizá ya tocamos fondo, pero el fondo es muy profundo, de -18.92% en el segundo trimestre. En el año 2020 caeremos un -10%, siendo nuestra peor contracción económica desde la Gran Depresión.

La destrucción de puestos de trabajo es impresionante, de 1 millón 200 mil empleos formales en cuatro meses, o de 12 millones de personas sin ingresos (muchos en la informalidad).

Las estimaciones de quiebra de pequeñas empresas son alarmantes.

*

SI MEDIMOS COMO EU, CAÍMOS 53.14%

El gobierno de López Obrador se encuentra como espectador. No actúa. Mantuvo sus programas sociales, previos a la crisis, y después otorgó créditos de 25 mil pesos que no funcionaron. No lanza un seguro de desempleo temporal, una renta básica universal (ingreso mínimo vital), tampoco un salvavidas a las pequeñas empresas en pagar la nómina o diferir contribuciones.

Si midiéramos el PIB trimestral anualizado como lo hacen en Estados Unidos (lo cual analizaba Gabriel Casillas, analista en jefe para Banorte), en el segundo trimestre habríamos sufrido una contracción de -53.14% frente al 32.9% de Estados Unidos. Es la peor crisis en la historia moderna del país. Recuperarnos será lo difícil, más sin ayuda del Estado.

*

EBRARD Y SANOFI, LA VACUNA DE MÉXICO

La relación de México con Sanofi tiene tiempo. El laboratorio del gobierno mexicano, Birmex (dedicado hoy en día a distribuir vacunas y medicamentos) construye una fábrica de vacunas contra la influenza en Ocoyoacac, junto con Sanofi. Ahí se producirá la vacuna contra la influenza estacional, incluso en caso de pandemia, México contará con las suficientes dosis.

Sin embargo, lo que urge es entrar en el protocolo de vacuna contra el coronavirus. El canciller Marcelo Ebrard informó que México actúa en uno de los protocolos mundiales de Sanofi para vacuna contra el coronavirus.

Sanofi, laboratorio francés y fuerte competidor en vacunas, junto con Glaxo, laboratorio inglés, y el Instituto de Investigación y Desarrollo Biomédico de EU, terminarán la fase 1 y fase 2 de su vacuna de ADN Recombinante, para septiembre. Y México sería uno de los países donde se probaría la fase 3, por allá de finales de año. México tendría acceso a esa vacuna.