Hoy se realizará la no rifa del avión, definitivamente una costosa ocurrencia del presidente López Obrador, quien desde su campaña electoral se dedicó a denostarlo y al cual tachó de ser el más ostentoso del mundo.

La no rifa es un absurdo total. Para empezar, porque el gobierno no ha logrado vender el avión, hoy propiedad de Sedena, ni en los 19 meses que estuvo en California, con un contrato de venta con la UNOPS, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, ni desde julio que regresó a México, tras pagar 22 millones de pesos por mantenimiento en el hangar.

Nadie sabe exactamente cómo se le ocurrió a López Obrador, en plena mañanera, anunciar que rifaría el avión. Luego, y ante las múltiples burlas y memes de “qué hago si realmente me lo saco”, corrigió y anunció que, en realidad, se rifarán 2,000 millones de pesos en 100 premios de 20 millones de pesos para apoyo del sector salud.

Así, seguimos con un avión que no se ha podido vender porque el primero en denostarlo fue López Obrador. Y sin recuperar lo que costó, el gobierno continúa gastando en su mantenimiento. Ya, al menos, se han invertido 500 millones de pesos en compra de cachitos en apoyo del Insabi y de hospitales covid.

Quizá  López Obrador pensó que la gente lo apoyaría y que los 75  empresarios que acudieron a la cena de tamales de chipilín realmente comprarían 1,500 millones de pesos en boletos.

La realidad es que, al cierre de ayer, se había vendido el 70% de los boletos, a pesar de que López Obrador tuvo que subirse al avión para vender cachitos de la lotería y de que todas las dependencias públicas, legisladores y gobernadores de Morena presionan hasta el último momento para vender boletos no sólo a funcionarios, sino a proveedores.

La duda, más allá de cuántos boletos se terminen vendiendo en el show que se realizará hoy en la tarde en la Lotería, es ¿y qué vamos a hacer con el avión? ¿Alguien tendrá una ocurrencia menos costosa?

 

BONO SOBERANO SUSTENTABLE

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, anotó un gol con la colocación de un bono soberano sustentable a siete años por 750 millones de euros. Para empezar, México es el primer país del mundo en emitir un bono sustentable vinculado a los objetivos de desarrollo sostenible, ODS, de la ONU. La demanda fue de 6.4 veces el monto emitido, con tasa de rendimiento a vencimiento de 1.603% y una tasa cupón de 1.350%, una de las más bajas emitidas en bonos en euros por el gobierno mexicano.

 

CFE, AL FRENTE DEL RESCATE EN PASTA DE CONCHOS

De no creerse. Tras reunirse con los familiares de los 65 mineros fallecidos el 19 de febrero de 2006, en la mina de Pasta de Conchos, Coahuila, se acordó iniciar, de inmediato, el rescate de los restos. Al frente estará la CFE, la cual pretende, además, reactivar la extracción de carbón porque Manuel Bartlett prefiere esa energía contaminante a la eólica y a la solar.

¿Realmente estamos cumpliendo con la agenda 2030 y los objetivos ODS?