La Auditoría Superior de la Federación, por ser un órgano con autonomía técnica y de gestión de la Cámara de Diputados, tiene como misión constitucional la revisión del dinero público. Revisó la Cuenta Pública 2019 y ¡zas!, que encuentra varias anomalías, al grado que el presidente López Obrador respondió con un clásico: tengo otros datos.

El Presidente no se aguantó y le mandó un mensaje a la Auditoría Superior de la Federación. “Ojalá que ellos (rectifiquen sus datos) porque le están dando mala información a nuestros adversarios”.

Sobre el informe de la Auditoría Superior, el mandatario remató: “No debe prestarse a campañas de adversarios”.

 

CANCELAR TEXCOCO NO ERA TAN FÁCIL

El auditor David Colmenares también tiene otros datos y, desde la autonomía técnica y de gestión, realizó las revisiones que causaron más que una molestia.

En primer lugar, se vio un gasto excesivo en… concluir el Aeropuerto de Texcoco. De por sí se considera la cancelación de Texcoco como el primer golpe en la confianza de los inversionistas privados. Ahora están los costos de haberlo cancelado… tres veces más de lo establecido.

En la revisión de 2019, la Auditoría encontró un gasto de 331 mil 996.5 millones de pesos para cancelar el aeropuerto, cuando se había dicho que su cancelación sería de alrededor de 100 mil millones de pesos.

El gobierno no consideró gastos no recuperables de la inversión ejercida ni costos por el financiamiento para la construcción del aeropuerto ni la recompra de bonos emitidos ni la liquidación de los certificados bursátiles de Fibra-E.

El gobierno creyó que sólo iba a pagar la inversión ejecutada y la terminación anticipada de los contratos.

 

TREN MAYA, DOS BOCAS Y HASTA JÓVENES CONSTRUYENDO

En el gobierno también molestó la revisión de dos de las obras insignia, las del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

En el Tren Maya, construido por el Fonatur, se encontró una adjudicación sin justificar por ingeniería básica, con Key Capital, Senermex, Ingeniería y Sistemas, Daniferrotools. No se debió haber adjudicado, sino licitado mediante la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados.

En el Tren Maya también hubo gastos que no se justificaron en gastos unitarios por 50 millones de pesos; duplicidad en pagos de personal directivo.

En total, la Auditoría encontró 135 millones de pesos sin justificar en el Tren Maya.

Y en la refinería de Dos Bocas, simplemente que la refinería no funcionará sin el abasto oportuno de Pemex, y Pemex no ha podido elevar su producción por encima de los 1.7 millones de barriles diarios.

En el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, la Secretaría del Trabajo (Luisa María Alcalde) simplemente no pudo demostrar que realmente van a emplear al millón 115,669 jóvenes que estuvieron en el programa.

La Secretaría del Trabajo no trae metodologías o sistemas de medición para atestiguar que dichos jóvenes de verdad pudieron sumarse al mercado de trabajo.

La Auditoría Superior de la Federación fue más que incómoda. Es por su autonomía.