El deterioro en la cantidad y calidad del empleo parece irremediable en México. Declaraciones del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en el sentido de que en el sector electrico, las empresas extranjeras solo vienen a saquear y robar al país, no ayuda a incrementar el capital productivo. De acuerdo a cifras de la secretaría de Economía, que lleva Tatiana Couthier la Inversión extranjera directa se contrajo 11.4 por ciento el año pasado y Engen Capital, que lleva Juan Pablo Loperen asegura que  en los 26 meses que llevamos de esta administración se perdieron más 636 mil empleos privados formales, la mayor pérdida en la historia económica del país.

El rechazo a la inversión privada en esta administración ha debilitado al empleo en México. La cancelación de las rondas petroleras, la subasta en el sector eléctrico, la construcción del aeropuerto en Texcoco, la planta de cervecera de Constellations Brands en Mexicali, además de un discruso populista, en el sentido de que ni Pemex ni CFE pueden ser empresas monopolicas, porque en ellas radica la soberanía de la Nación, inquietan potenciales proyectos de inversión.

El Tratado de Libre Comercio, que tenía la vocación de incrementar las inversiones, además de impulsar el comercio, cada vez  luce impotente para generar, como en el pasado, empleo por parte del sector privado y el sector público, a pesar de las grandes obras en marcha, es insuficiente para crear fuentes de trabajo, que se deterioraron o desaparecieron a la par de la pandemia.

La segunda parte del sexenio se teme una crisis de empleo, pues además de los que se perdieron, se suman la demanda de jóvenes en edad de trabajar y mucho de ellos con carreras universitarias, que suman una demanda de 500 mil empleos anuales.

El Centro de Estudios de BBVA, que lleva Carlos Serrano, es claro al señalar que “el 2021 inició con una creación de empleo débil. De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social en enero se crearon 47 mil empleos en su comparación mensual, nivel inferior para un mes de enero desde 2015”.

La recuperación del empleo está siendo más lenta que la inicialmente prevista. El presidente López Obrador señaló hace unos meses que el nivel de empleo previo a la pandemia se recuperaría hacia marzo-julio de este año. Así como van las cosas, y considerando que la pandemia está obligando a mantener restricciones a la actividad productiva, esta recuperación podría darse hacia el segundo trimestre del próximo año, señaló Engen Capital

FORTALEZA.- A decir del presidente de la Asociación de Banco de México, Luis Niño de Rivera, la banca seguirá siendo parte de la solución a los problemas del paía. A pesar de la contracción económica y lo atípico del 2020, los indicadores financieros de la banca muestran fortaleza. El crédito tuvo un comportamiento heterogéneo en 2020 y a finales del año comenzó a notarse una recuperación en algunos sectores, así como en los vinculados con las exportaciones. 

El dirigente bancario comentó que tras el programa de diferimiento de capital e intereses, que de marzo a julio de 2020 benefició a más de 8.6 millones de clientes con 1.1 billones de pesos de crédito inscrito; y después de las reestructuras, que de octubre a enero de 2021 favorecieron a más de 1.1 millones de clientes con 334 millones de pesos de crédito reestructurado, la banca.